Las juntas de caucho y acero se utilizan donde se requiera un sellado hermético de medios convencionales y de medios industriales y especiales, tales como gases y líquidos, en condiciones normales de instalación: temperaturas, presiones y fuerzas.