El control de fluidos se realiza mediante la combinación de distintos tipos de válvulas especialmente seleccionadas para cada necesidad del sistema, ya sea una red de distribución de agua potable, una impulsión de agua cruda/potable/residual, un acueducto por gravedad, una planta potabilizadora, o una planta de tratamiento de efluentes. El Ingeniero sanitario calcula y selecciona los tipos de válvulas, modelos, diámetros y tipo de actuación. Nuestro departamento de ingeniería asiste al cliente en esta tarea, contamos con las herramientas de cálculo más avanzadas para esta tarea y la experiencia necesaria para llevarla a cabo.