Un corte de energía eléctrica genera una parada abrupta de todas las bombas, esto produce un cambio instantaneo de velocidad en el fluido que se traduce en un cambio brusco de presión que se desplaza por todo el sistema a muy alta velocidad (celeridad de la onda). Estos cambios de presión tanto positiva como negativa pueden ser superiores a la clase de la cañería y también alcanzar valores de presión negativa cercanos al vacío absoluto (cavitación). Ambas situaciones -presiones positivas por encima de la clase de la tubería, y presiones negativas cercanas a la cavitación- pueden romper o calapsar la tubería.

Mediante la modelación del transitorio hidráulico podemos calcular las sobre presiones y depresiones que ocurren como consecuencia de una parada de bomba, cierre de válvula, cambios en la demanda, etc. También podemos incorporar en la modelación dispositivos de protección anti ariete –tanques hidroneumáticos con vejiga, válvulas de aire anti golpe, anticipadoras de onda, etc.- y dimensionarlos de manera de eliminar estas sobre presiones y depresiones, protegiendo la totalidad del sistema durante los transitorios hidráulicos (golpe de ariete).